Espabila.

La fragilidad de la mente humana. Años para controlarla y en un solo momento se resquebraja. La vida, a veces, es puñetera. Lo tienes todo y quieres más. Qué insensatos. Qué egoístas. Cómo nos gusta el fuego. Y que no lo apaguen, mejor que no. Puestos a quemarnos, que sea del todo. Somos muchos, pero en realidad, o mejor dicho, en la realidad, no somos nadie. Muchos en contra de nada, y de todo a la vez.