Viernes

  Cuando el ambiente se aclara. Cuando comienzas a ver más sonrisas que lágrimas o amargura. Cuando el final de cada frase comienza por “feliz”. Cuando deja de importar si mañana hará bueno. Cuando los planes pasan por cenar a la luz de las velas, patinar, brindar, cantar, reír, comer, abrazar y besar. Los besos, que cambian.