Basado en hechos reales: 4 películas que hay que ver

Quién diga que el cine está sobrevalorado, miente. Obviamente, si vamos siempre a lo comercial es posible que nuestra mente relacione cine con efectos especiales o utopías de realidades diferentes que jamás de los jamases llegaremos a vivir (alguien me dijo una vez que no estamos muy lejos de los Juegos del Hambre, pero ese es otro tema). Sin embargo, existen pequeños diamantes en bruto que incluso las grandes salas han comenzado a explotar por la gran expectación que causan al público del siglo XXI.

Y es que estamos hartos de comedias con finales predecibles sin mensajes ocultos ni lecciones de vida. Los jóvenes de hoy en día somos curiosos e inquietos, y las mayoría de las veces nos satisface vernos reflejados en un personaje o en la propia trama de la película. Un veinteañero que decide dejar su hogar para cruzar el charco y estudiar durante 5 años en un país que no es el suyo y cuya forma de vida es completamente diferente a la que ha vivido hasta entonces le encantará ver “Brooklyn” porque descubrirá que no es el único en sentirse así. En ALIgera hemos decidido ir más allá optando por biografías cinematográficas que convencen y amplifican el poder de la imaginación de aquellos que estamos dispuestos a aprender y a reflexionar sobre las paradojas de la vida (y de nosotros mismos).

JOY

Joy Mangano se ajusta al estereotipo de mujer de la sociedad de los años 80 y 90. Hablamos de una fémina cuya razón de ser era… limpiar su casa. Hasta que de pronto, descubrió que eso de agacharse para fregar el suelo era una tarea engorrosa y agotadora,  y decidió dar un vuelco al inventar una de las herramientas más provechosas y más útiles de hoy en día: la fregona. Nuestra heroína refinanció su hipoteca para obtener los fondos necesarios para producir su Miracle Mop.

Joy
La auténtica Joy, en el medio

El camino hacía el éxito resultó ser muy tedioso: en 1992 Joy decidió salir a la calle con su fregona y consiguió desplazar 18 mil unidades en tan solo 20 minutos. Diez años más tarde, su “fregona milagrosa” generaba ventas de 10 millones de dólares anuales. Actualmente, es dueña de más de 100 patentes y marcas registradas, y presidenta de su compañía, Ingenious Designs. Su marca vale oro. Por lo tanto, es una buena forma de darnos en las narices y de regalarnos un consejo que tantas veces hemos oído y que tan poco llevamos a cabo: si no arriesgas, no ganas.

24065840626_a08c29a3b0_b

Spotlight

¿Qué pasa cuando una película narra la historia de una pequeña redacción que se pega de bruces con la historia más escabrosa de los últimos tiempos? Que termina en premio. Eso es lo que pasó con Spotlight, la historia del Boston Globe y su rigor informativo a la hora de destapar los escándalos de la pederastia, cometidos durante décadas por curas de Massachussets. El elenco es, sencillamente, magnífico pero el trasfondo y la historia en cuestión son los que se llevan la palma. Hacía tiempo que la Iglesia Católica no temblaba tanto, y sólo por eso se merece todo nuestro respeto. Ver como la archidiócesis de Boston intentó ocultar semejante atrocidad, bueno, invita a reflexionar sobre como está el patio en el mundo entero y en los granos de arenas que se necesitan para sacar de lo peor del ser humano, algo bueno. Una masterpiece en toda regla para todos aquellos que nos dedicamos al quinto poder.

 

Boston Globe en pantalla
Boston Globe en pantalla

Concussion (La verdad duele)

Qué podemos decir de Will Smith. Inmenso. Actorazo. Nos dan ganas de boikotear a Hollywood cada vez que le arrebatan el Oscar de las manos. No podemos ignorar su capacidad de ponerse en la piel de Bennet Omalu, un neuropatólogo forense, que descubrió el síndrome postconmoción cerebral en jugadores de fútbol americano. Una enfermedad que ha supuesto numerables suicidios de muchas estrellas de la liga NFL afectados por el síndrome y que aún persiste. Se enfrentó al poder económico, sufrió amenazas y recibió críticas atroces pero aún así, persistió en su afán de poner en manifiesto el gran riesgo que escondía el deporte más importante y con más ganancias de Estados Unidos. Y no sólo eso: gracias a su biografía en la gran pantalla, nos hace llegar un mensaje: “Tenemos que empezar a pensar en nuestro cerebro, en ese órgano que nos define como seres humanos”. Ahí queda.

Bennet
Bennet Omalu

The man who knew infinity (El hombre que conoció el infinito)

Los fans de Slumdog Millionaire están de enhorabuena: Dev Patel vuelve y esta vez,  sublime. Con la historia  de Srinivasa Ramanujan, el matemático que descubrió la teoría de los números, las series y especialmente, las fracciones continuas, tenemos ante nuestro ojos la oportunidad de observar el gran poder de la mente humana. Y no sólo eso: con sus hazañas y vivencias, descubrimos que hubo una vez un hombre indio que viajó hasta la universidad de Cambridge (Inglaterra,) con el riesgo que ello suponía (a principios de los años 90 la tendencia era desconfiar de aquellos cuyo origen y color era diferente, es decir, racismo puro y duro) y  que luchó, junto a su tutor Hardy (Jeremy Irons, la otra estrella del filme), para que su legado trascendiera en el futuro. Todo esfuerzo tiene su recompensa: hoy en día sus fórmulas sirven para desentrañar el secreto de los agujeros negros, entre muchas otras cosas. Es más: nunca imaginarás lo que esconde el número 1729. Sin duda, en ALIgeramos lo catalogamos como uno de los grandes descubrimientos cinematográficos del 2016.

el-hombre-que-conocia-el-infinito--

 

Related posts