Partners in crime

Cuentan que una periodista especializada en Moda y Cultura vagaba por las calles en busca de una respuesta que arrojara algo de luz a la cuestión que se planteaba año tras año: cómo abrir un blog. No era gran cosa pero detrás de esa gran pregunta había tres equis que tenía que despejar: como se distinguiría, cómo atraería la atención de todos y como aunar periodismo, cultura y moda en una plataforma sin que cayera en los tópicos del mundo de la blogosfera. Consciente de que “no hay camino, se hace camino al andar”, cogió una moneda: cara, se…