Tailandia, país de contrastes

Siempre recordaré este verano como el más ajetreado de todos mis veranos. Entre mis escapadas, hay un viaje en especial que me ha marcado por ser un país de contrastes, un lugar tan hermoso como lo pintan y tan variopinto como me lo hicieron ver. Tailandia. Sin duda, uno de los viajes que más me han gustado y que recomendaría con los ojos cerrados por su gente, su cultura y sus tradiciones.

Ibiza, de relax

Ibiza. Un destino muy solicitado en la época veraniega. Empieza la temporada, el (mini) aeropuerto se llena de gente de todas partes, los taxis se multiplican, los propietarios de hoteles y apartamentos se frotan las manos, los hamaqueros muestran sus mejores sonrisas y los/las relaciones públicas de las discotecas se pasean por las playas para lograr adeptos a las fiestas nocturnas. Aquí no hay clases de gente ni formas de vivir. Todo es uno. Todo queda impregnado por el espíritu que emana la isla.