Espabila.

bfb554566e4f802bc05f7121620b9aec

La fragilidad de la mente humana. Años para controlarla y en un solo momento se resquebraja. La vida, a veces, es puñetera. Lo tienes todo y quieres más. Qué insensatos. Qué egoístas. Cómo nos gusta el fuego. Y que no lo apaguen, mejor que no. Puestos a quemarnos, que sea del todo. Somos muchos, pero en realidad, o mejor dicho, en la realidad, no somos nadie. Muchos en contra de nada, y de todo a la vez.

Qué sabio fue aquel que dijo “si no controlas tu mente, tu mente te controlará a ti”. Aún siendo consciente de ello, vamos directos al abismo. Pero ¿sabéis qué? Yo lo defino como valentía. El cobarde se queda en el camino, la otra parte corre hasta caer. Por un objetivo. O varios. O ninguno. Simplemente por el impulso de hacer las cosas cuando uno quiere porque quiere. Insensatos. No, que va. Aventureros. Alimentamos la historia. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de escribir cien hojas sobre lo ganado, perdido y recuperado? Se trata de eso. Ni de tomar decisiones ni de replanteamientos absurdos. Ni el “y si”, ni el “pero” ni el “recuerda”. No ahondes, porque no sirve. No entiendas, porque no hace falta. Es eso. Vivir. De todas las maneras posibles. ¿Que rompes? Pues rompe. Si serrín es lo que falta. En el fondo, a nadie nos gusta el estado-balsa. Que nos arrastre la corriente, y a ver donde acabamos.

Lo bonito del tiempo es que cada minuto cuenta, y por dos razones: Porque no vuelve y porque no eres el mismo cuando pasa. Lo pequeño sigue siendo pequeño, pero dale tregua, porque un día te levantarás y te sorprenderás de la magnitud de las cosas. He ahí el poder de la mente. Lo que antes parecía bueno, ahora resulta tenebroso. Lo que antes daba miedo, ahora produce risa. ¿Quién te dice que de aquí a un año vas a estar justo en el mismo sitio que ahora? Nadie, porque aún no ha pasado. Da rienda suelta. Prueba. Y deja refranes y sabidurías varias a un lado. La vida está para vivirla. Espabilarás. Disfrutarás. Y llegarás a ser feliz. Te lo prometo.

Related posts