Mercado de motores: cita obligatoria con el vintage (o postureo) madrileño

firma María

 

 

 

Este mercado que, si eres un poco trotamundos podría recordarte a los mejores mercadillos londinenses o berlineses, ha conseguido crear el equilibrio perfecto entre compras, comida, música y cerveza fresquita… puro postureo. Se reinventa el concepto del flea market creando un espacio para pasarlo bien en un marco incomparable.

20160612_194248

Aquí encontrarás productos únicos: desde ketchup artesano de mil sabores, hasta anchoas a las que les quitan las espinas delante de tus narices o cupcakes de todos los colores. Pero no todo es comida: hay pamelas, collares de cerámica, muebles ecológicos y ropa por 3 euros. Todo desprende un toque muy vintage. Y para comer, los tan de moda food trucks que te ofrecen bagels,’pejcaito’ frito, mojitos, patatas, hamburguesas…

Todo ello rodeado de lo que menos te esperas: trenes. Incluso, puedes participar en una de las visitas guiadas gratuitas por las vías que ofrece el museo, una actividad muy recomendable para los niños que se quedarán ensimismados con las explicaciones de los simpáticos guías. Aunque, sin duda, lo que más gustará a los más pequeños es la minilocomotora en la que se pueden montar.

20160612_191530

Todo el mundo se beneficia de este tipo de eventos: tú al hacerte con algún cachivache o trapito hipster y los propios vendedores, ya que muchos de ellos ni siquiera tienen tienda física. En el exterior del museo se agolpan tenderetes con objetos de segunda mano tan extraños como variopintos. Es, sin duda, la mejor forma de llevarte alguna ganga única.

20160612_191736_HDR

La cita es cada segundo fin de semana del mes (aunque en agosto se cogen vacaciones) en el Museo del Ferrocarril. Puedes ir una y otra vez porque ningún día será igual ya que los puestos van rotando. El acceso es gratuito, lo que siempre invita a ver un plan con mejores ojos.

20160612_191959

Si lo que estás buscando es mucho vintage y diseño, no te pierdas el Mercado de Motores. Eso sí, no te olvides de terminar tu visita de la mejor forma: con tu cerveza o mojito y una buena croquetona mientras te dejas llevar por una trompeta a ritmo de jazz.

20160612_193319

 

 

 

Related posts