No saber

d7ca1ff1b16dc81a3cca6956861395e5

Y ahora no sé. Y no saber es lo peor de mi ser. Yo no soy de tintes medios. Yo estoy hecha de muchos colores, pero colores fijos. Medias tintas ni nada, no me hice así. Me conformé con el azul oscuro, casi negro. Pero ya ves, soy más de claros. Qué quieres, ya sabes, me advertiste. Claro, pero no fue justo. Porque yo no te avisé. Soy un libro abierto, pensé que no hacía falta, pero mira, las palabras parece que no se las lleva el viento.

Qué divertido que el decir y el hacer no concuerden. El colapso. El lío de cordón que termina con un condón. Mejor así, ¿verdad? Así, para ti nada y yo lo envuelvo todo. Trato de convencerte de que la vida no es eso. No hay mandos, ni record, ni rewind. Esto es la vida. Qué me vas a decir, soy joven pero no estúpida. Sé de lo que hablo, porque un pájaro me lo contó. El miedo existe, es un hecho. Y no solo en las pelis. Que yo no las veo porque ya tengo bastante con el temblor diario que nace en el coco y me recorre desde la sien hasta el dedo meñique del pie. Que parece que no sabes qué es temblar. El frío que sientes en un día de verano. Qué yo lo sé, a mi no me tienes que adornar el cuento. El lobo es el lobo. Y a mí me gustan los lobos, amenazan con sus colmillos pero si consigues que confíen en ti, son tuyos.

Sabes. En realidad no es para tanto. Yo quería un pilot pero, siempre me gustó el bic, ensucia menos. Y la simpleza siempre es la madre de toda relación universal. Yo nunca pierdo el tapón. Ni lo muerdo. Soy muy metódica para eso. Cuido todo lo mío, mientras que sea mío. La posesión, qué feo. Nadie ni nada debería de ser mío. Pues mira, que no lo sea, ya ves. Suelto y dejo. Si vuelve, me tomaré un café en la terraza de siempre. Y si no, ojalá su vuelo sea tan alto que no lo vuelva a ver más. Así, improvisado.

Related posts